“Conocí a muchos políticos que ladraron y no llegaron a nada”

Compartir

El concejal Hugo Arroyo (FpV),  calificó al primer candidato a concejal de JSRN, Joel Córdoba, de “mentiroso” y de hacer política a través del agravio y la descalificación.

 

En uso al derecho a réplica, ante los dichos de Córdoba en el acto que JSRN realizó en el Club Huahuel Niyeo y donde el primer candidato a concejal del oficialismo provincial afirmó que Arroyo –también el intendente Carlos Toro (UCR)- intentó a hacerlo callar a través de llamadas telefónicas a distintos funcionarios y le atribuyó haber votado junto al radicalismo la nueva ordenanza tarifaría y el Presupuesto 2017, Arroyo fue contundente: “No calló a nadie y hago política en base a la verdad y a propuestas”.

El dirigente justicialista señaló que Córdoba “miente”, “descalifica” y “agravia”, cualidades que nada tienen que ver con la nueva política que pregonan desde el espacio que representa.

Con las actas de las ultimas sesiones del Concejo Deliberante, el concejal justicialista sostuvo “me parece bárbaro que los jóvenes participen en la política, pero en una política renovada, de propuestas, de diálogo, de conceptos…  No en la del agravio y las mentiras. Invito a que el vecino que quiera se acerque a ver que dijo cada concejal y cómo voto cuando se trató la ordenanza tarifaria y la aprobación del presupuesto municipal 2017”

En este sentido, detalló que en la primera, el Frente para la Victoria votó en contra y en el Presupuesto decidió  acompañar con el voto luego de que se introdujeran la reducción del plazo de presentación de las rendiciones. “Creo que lo más importante no es acompañar con el voto el Presupuesto porque fue presentado fuera de término, sino controlar su ejecución y eso es lo que hacemos hace quince meses desde el Frente para la Victoria. Defendamos los intereses de los vecinos diciéndole al Ejecutivo Municipal las cosas que no parecen que no hacen bien, pero en los ámbitos que corresponden y sin agravios, ni descalificaciones”.

Arroyo agregó que “no es un perro que ladra”, ni le gustan las personas que buscan la publicidad a través del agravio o la descalificación. “Me parece que está fuera de lugar, si es que queremos hacer una política nueva” sostuvo.

Aclaró que “nunca he llamado por teléfono a nadie para pedirle que no diga tal cosa, ni he querido callar a nadie. Cada uno tiene que decir las cosas que siente, pero siempre respetando el diálogo. Somos un pueblo donde todavía nos conocemos todos. Mañana nos vemos en la calle, trabajamos juntos y es muy feo tener que hacerlo con una persona que constantemente agravia. Yo perdono, pero no olvido”.

Admitió que “a veces los jóvenes tienen que aprender a manejar en entusiasmo porque las cosas que uno dice no tienen marcha atrás. La política es muy cambiante y hay que cuidarse cuando uno dice algo, sobre todo si agravia o descalifica a quien hoy es circunstancialmente un adversario. No me gustan los que ladran, conocí a muchos políticos que ladraron y no llegaron a nada”.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comentarios