Compartir

Integrantes de “Cien Caminos” realizaron una nueva campaña solidaria atendiendo gratis a unas 90 personas de Clemente Onelli. (Foto: gentileza).

 

Los problemas de visión forman parte de las más complicaciones más importantes que tienen los pobladores de la Región Sur en materia de salud. La falta de especialistas en la zona para que atiendan estas demandas, las distancias a las grandes ciudades y, en muchos casos la falta de recursos económicos, son obstáculos  difíciles de sortear. Esta situación se acentúa en las zonas rurales o menos pobladas, donde los habitantes llegan a perder gran parte de la visión porque sus problemas no son atendidos a tiempo.

Esta realidad motivo a los integrantes de Cien Caminos, a llegar el pasado viernes a Clemente Onelli para atender a unas 90 personas en la Escuela Hogar 106, donde se montó un centro de atención.

Cien Caminos es una iniciativa solidaria que nació hace 12 años cuando el oftalmólogo barilochense Santiago González Virgili decidió salir a atender a la gente que quizás no podía llegar a la ciudad a realizar una consulta médica. A pesar del intenso frío y los más de 150 kilómetros que lo separan a Bariloche, el viernes llegaron a la pequeña localidad de la Región Sur rionegrina para volver a poner de manifiesto el espíritu solidario de la organización, con el objetico de acercar atención y buscar mejorar los problemas de visión de los pobladores de la zona.

En Clemente Onelli viven 37 familias, que conforman una población estable de unos 130 vecinos. A la escuela llegaron cerca de 90 para atenderse. Algunos residentes en la pequeña aldea y otros que viajaron varios kilómetros desde parajes y pueblos cercanos como Anecón Grande, Cañadón Chileno y Comallo. Muchos de ellos tuvieron que desafiar el frío para poder llegar a caballo. Otros lo hicieron en vehículos.

LEER  “Te quieres casar conmigo”

Los oftalmólogos atendieron unas 90 consultas, entre niños, jóvenes y adultos, que padecen distintas dificultades visuales.

La atención estuvo muy bien organizada y se desarrolló por etapas. La última fue la elección de los anteojos que son brindados sin costo merced a donaciones de los ópticos que viajan también a colaborar con este fin solidario. En total se entregaron unos 50 pares de lentes, aunque la mitad será graduada en Bariloche y luego enviada nuevamente hasta Clemente Onelli.

Según manifestaron desde Cien Caminos, en cada viaje realizado los oculistas detectan casos que requieren estudios de mayor complejidad o intervenciones quirúrgicas que son realizadas en Bariloche. A pesar de sus 12 años recorriendo caminos inhóspitos y olvidados, los oftalmólogos no dejan de sorprenderse cuando los casos más leves terminan por dejar ciega a una persona, algo que se podría detectar en una simple consulta, pero que viviendo en ciertos parajes y en una región donde no hay oftalmólogos, es una atención a la que no tienen acceso.

Comentarios