Compartir

Por Gastón Etchechuri, Director de la Residencia Estudiantil 304 de Comallo. “Alumnos de la Residencia 304 de Comallo quedaron varados y soportando temperaturas bajo cero”.

 

El Ministerio de Educación y Derechos Humanos es el responsable de garantizar y controlar el servicio de transporte escolar. Si no lo hace, es un acto de irresponsabilidad manifiesta.

Cuando se conjugan responsabilidad con irresponsabilidad, seguramente las consecuencias no son buenas y en este sentido, la pagan los alumnos, personas de carne y hueso, porque  cuando uno dice alumnos, se escapa la dimensión de que estamos hablando de personas.

En el mismo sentido, el Ministerio de Educación por medio de otros resortes institucionales es el responsable de: en el caso de las alertas climáticas, de realizar todas las actividades de prevención tendientes a resguardar a los alumnos, docentes y personal de servicio. Si no lo hace es un acto como mínimo, de irresponsabilidad.

El Ministerio de Educación es el responsable de llevar la fecha del receso invernal al 14 de julio, cuando históricamente comenzaba el 9 de julio no siendo esto un elemento arbitrario, sino que guarda relación con  que existe sobradas posibilidades que adentrado el mes de julio, los alumnos se expongan a las temperaturas más frías y a las contingencias climáticas invernales.

Esto fue un deliberado acto de irresponsabilidad, irresponsabilidad que como Director se la manifesté con tiempo de antelación al Coordinador José María Ramallo, muy a mi pesar el tiempo y los hechos me dieron la razón.

Fue un acto de responsabilidad de mi parte cuando el día martes 11 de julio a las 8:00hs de la mañana, envío al Delegado Regional de Educación un parte que circulaba en un medio de comunicación que, alertaba de la situación de intensas nevadas, que luego se materializaron. En ese mismo sentido, también fue un acto de responsabilidad, cuando el día jueves13 de julio por la mañana, envié otro mensaje preguntando que tenían previsto, por lo que ya en todos los medios y pronósticos era una verdad de hecho.

Un acto de responsabilidad de la comunidad educativa en su conjunto es haber solicitado en el mes de marzo a la Coordinación Escolar la conformación de un protocolo, en caso de contingencias climáticas conjuntamente con las distintas instituciones para poder llevar tranquilidad y certezas ante este tipo de contingencias. La irresponsabilidad del ministerio es no haberla convocado nunca.

Fue un acto de irresponsabilidad por parte del Ministerio de Educación de informar, que los retiros se harían de manera normal, desaprovechando las buenas condiciones climáticas que hasta el día jueves reinaban en la región.

El mismo día jueves 13 en horas de la tarde noche, horario en el cual los alumnos no podían retirarse, se decide el retiro de los alumnos para el día viernes 14.

LEER  Pequeños productores de la Región Sur obtienen U$s 4,68 por kilo en una venta conjunta de lana

En un acto de responsabilidad manifiesto que debiera ser en horario de las 09:00, cuando tenemos luz de día. En un acto de irresponsabilidad conjunta de la Coordinación y Municipio los transportes aparecen 10:30 hs y 11:15, perdiendo dos horas esenciales para llegar a destino.

La responsabilidad del Estado, es garantizar el transporte, la irresponsabilidad del mismo es no controlar y en ese caso se da la conjugación que expone a los alumnos.

La responsabilidad en la conformación de la normativa para el servicio de transporte escolar establece entre otros puntos que  los vehículos no deben tener más de diez años de uso, la irresponsabilidad del municipio, coordinación escolar y empresa prestataria es conformar artilugios, vericuetos y triquiñuelas para enviar transportes que superan los quince años de uso contradiciendo la norma.

Esa irresponsabilidad llevó a que más de una decena de alumnos tuvieran que soportar horas de quedar varados con intensas nevadas porque el vehículo que los trasladaba sufriera desperfectos mecánicos.

La responsabilidad institucional de la Residencia es informar como se informó de esta situación, la irresponsabilidad del Ministerio es haber hecho caso omiso y seguir como si nada.

La responsabilidad de la institución es haber informado al Coordinador que aproximadamente hace un poco más de un mes el mismo vehículo con dos alumnos en horas de la noche y producto que fallara el sistema eléctrico del transporte se chocaron una tranquera. La irresponsabilidad es dejar que siga funcionando el mismo vehículo como si nada.

La pregunta que surge es muy elemental. ¿Cuál es el límite del Ministerio para controlar lo que debe controlar? ¿Qué se choquen una tranquera en horas de la noche y sin luces? Están informados, que eso sucedió y nada se hizo. ¿Qué una decena de alumnos en medio del tremendo temporal de nieve y frío que azotó a la Línea Sur se queden varados? También sucedió.

Preocupa ¿cuál es la delgada y peligrosa línea que están dispuestos a pasar todos los actores responsables de esta situación? ¿Qué es lo que debiéramos esperar?

Deben esperar los alumnos y padres que suceda una tragedia mayor para que después tengamos que escuchar cómo se tiran la pelota unos a otros desligándose de responsabilidades cuando todos incurrieron en irresponsabilidad puesta de manifiesta!

La conjugación de irresponsabilidades puede y trae consecuencias en algunos casos irremediables que más allá de las responsabilidades o de las irresponsabilidades dejan consecuencias irremediables.

Comentarios