Pequeños productores elaborar quesos de cabra

Compartir

En el marco del proyecto de repoblamiento con cabras criollas del norte neuquino iniciado en 2014, la Subsecretaría de Agricultura Familiar, el INTA y el Mercado de la Estepa realizan en distintos parajes capacitaciones en elaboración de quesos de cabra.

 

Si bien el objetivo principal del repoblamiento estaría orientado a la seguridad alimentaria mediante la producción de carne tanto para autoconsumo como para venta, desde los organismos intervinientes visualizaron como posibles otras actividades como la obtención del cashmere, el curtido de cueros y la elaboración de quesos de forma artesanal.

En este sentido pusieron en marcha distintas capacitaciones con diferentes fuentes de financiamiento. Entre las principales, el Fontagro y el Procodas, este último dependiente del Ministerio de Ciencia Tecnología e Innovación de Nación

Los buenos índices productivos obtenidos, gracias al trabajo de las familias de los productores y de las bondades de esta raza caprina, permiten explorar y diversificar otras posibilidades productivas.

En este caso la gran aptitud lechera de estas cabras permite realizar ordeñes tanto con los chivitos al pie como sin estos con rendimientos que van desde los 0,5 litros hasta 1 litro de leche por día. Por las características de esta leche con 8 litros  se puede elaborar 1 kg de queso lo que permite conservar la misma y consumir un alimento rico en proteínas, minerales y vitaminas.

“La producción de quesos con leche de cabra, no es nueva en la región, ya que algunos  pobladores  recuerdan  en sus relatos a sus abuelas haciendo quesos. Lo cierto es que estos saberes por diferentes motivos se han ido perdiendo con el tiempo y la intención es poder recuperarlos” señaló el ingeniero agrónomo Alejandro Fornasa, técnico de la Subsecretaría de Agricultura Familiar de Nación.

Durante las  capacitaciones se remarca permanentemente sobre aspectos de higiene e inocuidad en  todo el proceso de elaboración desde la sanidad de los animales en ordeñe hasta la maduración de los quesos. Luego de la obtención de una  leche de calidad, se procede a pasteurizar, cuajar, desuerar, moldear y salar para en unos 20 a 25 días contar con los tan preciados quesos.

Hasta el momento se han realizado capacitaciones con grupos de productores en Comallo, Laguna Blanca, Mencué, y con asociados de la Cooperativa Ganadera Indígena en la zona de influencia de Ingeniero Jacobacci. Durante el mes de enero están previstas otras instancias similares en distintos parajes de la región.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comentarios