Compartir

Ayer, minutos después de las 15 horas y tras una jornada agotadora llegó a los 6.962 metros de la montaña más alta de América. Estuvo muy cerca de abandonar la expedición. “Fue cumplir un sueño, pero no lo volvería a hacer”.

 

En lo que sin dudas marcará un hito en el deporte extremo de Jacobacci, Javier “Peque” López cumplió el sueño de escalar el  cerro Aconcagua, el pico más alto de América y al mismo tiempo el más alto del mundo fuera de Asia. Luego de una jornada muy agotadora en la que estuvo a punto de abandonar la expedición debido a problemas físicos, ayer minutos después de las 15 hizo cumbre en los 6.962 metros.

“Fue el desafío personal más grande de mi vida. Tanto física como psicológicamente. Lo que sufrí  fue muy duro. Estuve a punto de abandonar cuando llegamos a los 6.500 metros. No podía mantenerme en pié. Ahí sentí que escalar un cerro como este no es una cosa sencilla. A la altura se le sumó una tormenta de nieve y viento. Me debatí entre la vida y la muerte y bajar a alguien de esa altura es muy duro. Por suerte saqué fuerzas y pude seguir” señaló hoy en diálogo telefónico con “Noticias 23” al regresar a Plaza de Mulas, un refugio ubicado a los 4300 metros.

López se preparó durante un año para realizar esta expedición. Como parte de la misma escaló el volcán Lanin cuya altura máxima se ubica en los 3.747. Inició el ascenso al Aconcagua el pasado 24 de enero junto a otras seis personas de las que solo llegaron a hacer cumbre tres, incluyéndolo. Detalló que «los efectos de la altura -a más de 6000 metros- son muy duros…. en un momento llegué a alucinar. Perdí la noción del tiempo y del espacio” y agregó que internamente sentía el apoyo que le brindaban sus amigos y la gente que lo apoyó en esta “locura”. “Fue muy importante el apoyo que recibí de muchas personas para poder hacer esta expedición y sentía que no les podía fallar. Como sea tenía que llegar” sostuvo y agradeció a quienes confiaron en él y le permitieron realizar esta aventura. Entre ellos sus padres, a sus hermanas y sobrina,  su novia Jésica, los comerciantes que le brindaron un importante apoyo económico, vecinos le prestaron algunos elementos y los profesores de educación física Fermín Franco y Carlos Lepiante quienes lo prepararon física y emocionalmente.

LEER  Ventas por más de $6 millones y una gran concurrencia garantizaron el éxito de la 2° Feria Productiva de Valcheta

Hoy, Javier inició el descenso y llegó hasta los 4300 metros Al refugio Plaza de Mulas. Mañana continuara bajando para llegar a la base el próximo miércoles.

Comentarios