El municipio de Jacobacci le rescindió el contrato a Carnes Rionegrinas

Compartir

Durante el mediodía de hoy, el intendente Carlos Toro (UCR) y el socio gerente de Carnes Rionegrinas, Mario Barbageleta, firmaron la rescisión del contrato concesión que permitía a la firma barilochense operar el matadero de Jacobacci.

 

El municipio de Jacobacci y  Carnes Rionegrina  S.R.L. , firmaron en común acuerdo, la rescisión del contrato de concesión por el cual la firma barilochense venia explotando la planta de faena de Jacobacci.

“Hemos dado por finalizado un tema que nos tenía muy preocupados. Hemos firmado, de común acuerdo, la rescisión del contrato con la Carnes Rionegrina y eso nos libera y nos permite acelerar las gestiones para que un nuevo operador se haga cargo de la planta de faena” detalló Toro a “Noticias 23”, al salir de lugar donde rubricó el acuerdo con el socio gerente de la empresa barilochense, Mario Barbagelata.

El jefe comunal agregó que los abogados de ambas partes resolverán en los próximos diez días las cuestiones que tiene que con deudas cruzadas por el canon de concesión y la compra de carnes por parte del municipio y otras cuestiones vinculadas a la planta de faena.

Respecto al futuro del matadero, detalló que “retomaremos las gestiones que veníamos realizando con algunos interesados para poder reflotar la faena lo antes posible. Lo hemos conversado con el gobernador Alberto Weretilneck y manifestó su disposición a darnos una mano”.

El matadero de Jacobacci fue inaugurado el 19 de diciembre de 2001 bajo la concesión de la firma Carnes Rionegrinas S.A. Ese dia se faenó el primer vacuno. Unos años después logró la habilitación de tránsito federal, siendo una de las pocas plantas de la provincia con este status sanitario. El 30 de octubre de 2015, el SENASA lo habilitó para faena de porcinos, con lo cual amplió su capacidad de faena, siendo de ovinos, caprinos, bovinos y porcinos.

En su época de mayor producción llegó a faenar unos 50.000 lanares anuales y cerca de 1.000 vacunos mensuales para abastecer el mercado local y andino. Llego a emplear a más de 30 operarios.

En marzo de 2017 y ante distintos incumplimientos, el SENASA le suspendió el Servicio de Inspección Veterinario –SIV-, por lo cual no pudo faena durante seis meses.

A partir de allí comenzaron los atrasos en los pagos a los empleados. Casi en el mismo tiempo Carnes Rionegrinas puso en funcionamiento la planta de faena –ex Frigorífico Arroyo– y desde allí empezó a proveer a Jacobacci. El municipio se había impuesto como fecha límite para que la firma regularice la situación el 1 de agosto de 2017 y ante el incumplimiento inició las acciones de rescisión que hoy terminó de concretarse.

Los problemas se fueron agudizando con el paso del tiempo. Hace dos meses la planta dejo de faenar. Actualmente una veintena de trabajadores quedaron en una situación compleja, Si bien desde el municipio se les otorgó una ayuda económica, requieren que se resuelva con la mayor celeridad posible.

  • 13
  •  
  •  
  •  
  •  

Comentarios