Familiares de las víctimas del avión de Sol volvieron a Prahuaniyeu

Compartir

Como lo hacen desde hace siete años, el 18 de mayo familiares de las 22 víctimas del trágico  vuelo 5428 de Sol Líneas Aéreas, volvieron al lugar donde cayó el avión para recordarlos. El ultimo audio de los pilotos. (Fotos: gentileza)

 

“Fue un hecho que nos marcó a todos. Que causó un gran dolor que no se calma con el tiempo” afirmó la intendenta de Los Menucos, Mabel Yauhar, al recordar el trágico hecho que se registró el 18 de mayo de 2011 a unos 35 kilómetros de Los Menucos, en cercanías del paraje Prahuaniyeu. En la tarde noche de aquel día la aeronave, un Saab 340, de la empresa Sol Líneas Aéreas sufrió una formación de hielo en su estructura y cayó. Sus 22 ocupantes, 18 pasajeros adultos, un niño y tres tripulantes, fallecieron en el lugar. Como lo hacen desde aquel fatídico día, cada 18 de mayo familias de las victimas llegan desde distintos puntos de la Argentina a recordar a sus seres queridos. El jueves, unas 25 personas llegaron a Los Menucos desde Catriel, Santa Fé y Comodoro Rivadavia, entre otras ciudad. El viernes temprano recorrieron los 35 kilómetros por la ruta provincial 8 para llegar a la zona del accidente. Lo hicieron acompañados por la jefa comunal. “A pesar de los años, la memoria sigue viva… es un recuerdo imborrable que nos genera mucha nostalgia” afirmó Yauhar y agrego “todos los años, cuando llega este día y empiezan a llegar los familiares de las víctimas y vamos al lugar nos embarga una gran tristeza”

En el lugar, el emotivo oficio religioso estuvo a cargo del cura párroco Ricardo Modarelli, acompañado por un sacerdote de Villa La Angostura. En la capilla que se construyó el lugar donde ocurrió la tragedia, los familiares de las victimas colocaron una placa realizada en piedra laja por el artesano menuquense Sebastián “Fillol” Llanquitrú, que contiene los nombres en relieve de las 22 víctimas del accidente. También se convocó para el 2 de noviembre para que la misa del dia de los Santos Difuntos sea celebrada en ese lugar.

 

A siete años de la tragedia del vuelo de Sol que se cobró la vida de 22 personas

El vuelo 5428 de Sol Líneas Aéreas realizaba el día 18 de mayo de 2011 el último trayecto del recorrido que incluía las ciudades de Córdoba, Mendoza, Neuquén y Comodoro Rivadavia. La aeronave, un Saab 340 matrícula LV-CEJ, sufrió un engelamiento -formación de hielo- en su estructura. La Junta de Investigación de Accidentes de Aviación Civil (Jiaac) publicó en 2015 el Informe Final (IF) del Expediente 9611, en el cual señala entre las causas que la pérdida de control de la aeronave e impacto no controlado contra el terreno, se produjo por “formación severa de hielo”.

 

El último diálogo. En la noche del 18 de mayo de 2011, el vuelo 5428 de Sol Líneas Aéreas se estrelló cerca de Los Menucos, en Río Negro, cuando sus alas se congelaron en pleno vuelo.

Entre los restos del avión, fue encontrada la caja negra. Aún cuando algunos fragmentos inaudibles fueron suprimidos, este fue el último diálogo que tuvieron, hace siete años, el piloto Juan Raffo y el copiloto Adriano Bolatti:

Hora: 20.52

Bolatti: -Nos tendríamos que haber quedado hoy, Juan. Era para que se rompa el avión. Te quedás, cuando está lloviendo y hace frío. Teníamos mil (se refiere a la cantidad de combustible a bordo), cargaste mil quinientos litros, te fuiste a dos mil doscientos kilos, dos mil quinientos kilos. ¿Entendés, Juancho?

Raffo: -Estos no saben lo que es volar en esta zona con estos aviones, te estoy hablando de estos aviones.

Bolatti: -Yo lo que veo es cómo el hijo de puta se pone así, viste. Ahí está. Vamos a salir de la capa (de nubes) Juancho.

Raffo: -Quiero que gane velocidad…

Bolatti: -No tengo nada de hielo, ¿eh?

Raffo: -Sí.

Bolatti: -Sí, pero muy poquito, lo ves, ¿no?

Raffo: -Ah, sí, ahí lo vi, una liñita tengo yo acá.

Bolatti: (estornuda) -Te pone nervioso el hielo. Lo que sí, el conchudo toma el viento medio de costado, pero lo tenemos medio así.

Raffo: -Vamos a tratar de llegar a 1-9-0 (se refiere a la altitud).

 

Hora: 21.09

Raffo: -¿Eso lo tenés?

Bolatti: -A la izquierda.

Raffo: -Pedile descenso.

 

Buscaba perder altura. (Según especialistas, Juan Raffo buscaba perder altura para evitar la formación de hielo. Adriano Bolatti intentaría comunicarse con la torre de control de Comodoro Rivadavia para pedir autorización, pero estaban fuera del alcance de la radio. La comunicación radial es inaudible).

Raffo: -Me olvidé que no tenemos (UHF). Puede que tengamos señal de celular, lo cual es mucho decir.

Bolatti: -¿Querés que bajemos a 1-4-0, entonces? Ya está la capa…

Raffo: -No, no me dijo exacto.

Bolatti: -¿Querés que pruebe con Ezeiza?

Raffo: -Probá con Ezeiza.

 

Hora: 21.11

(Suena alarma general, hay fragmentos de diálogo inaudibles).

Bolatti: -¿Está prendido?

Raffo: -¿Eh?

Bolatti: -Te digo que nos faltaban quinientos pies, Juan, ¿eh?

Raffo: -Sí, pero vamos a ir juntando hielo al pedo, viste. Es como que está pegando hielazos por todas partes.

Bolatti: -Se forma un poquito de hielito…

Raffo: -Igual carga mucho, carga más de lo que desprende.

Bolatti: -Yo tengo abajo, en el medio. No lo desprendió bien.

Raffo: -En estas condiciones te carga hielo en el radiador, no da abasto.

Bolatti: -Mirá, boludo, el bodoque que se te formó. No lo puedo creer, ¿eh? Mirá, Juan, mirá el mío, ahí.

Raffo: -Un poquito en el parabrisas, podemos hacer una estalactita.

Bolatti: -¿Sabés lo que debe ser la panza de este avión?

Raffo: -¿Por qué te creés que se cae tanto este avión? ¡No sirve para esta ruta! Pero no lo quieren entender.

(Suena la alarma de pérdida de altitud).

Bolatti: -1-1-0 tolera el modelo del avión.

Raffo: -Bien. Vamos a esperar. La vez pasada bajé hasta 1-2-0 y seguimos juntando hielo a lo pavote. Vamos a quedarnos acá, como para quedar en una situación intermedia. Seguimos con los antihielo de acá hasta allá.

Bolatti: -Ahí desprendió [el hielo].

Raffo: -Ahora sí, pero bien grueso.

Bolatti: -A mí me queda todo el borde de ataque, ¿viste? Abajo, el interno, me queda todo.

Raffo: -Vamos a mantenerlo así.

Bolatti: -Ya no está comiendo tanto.

Raffo: -Para 1-4-0 lo tenías, ¿no?

Bolatti: -Pero le pido 1-2-0, ¿no?

Raffo: -No, no, incorrecto. Está bien, vamos a 1-4-0. Y ahora sí pasa con Comodoro, calculo que… (no se entiende).

Bolatti: -Ah, pero con este nivel.

Raffo: -Hacemos el intento.

Bolatti: -Mirá el hielo que formamos ahí.

Raffo: -Mirá el bodoque, no sé si está igual de tu lado.

Bolatti: -¿En el medio de las dos botas?

Raffo: -No, en la luz de navegación, en la punta.

Bolatti: -Este está lindo, mirá cómo lo llevo a comer.

Raffo: -Hay que congelarlo bien y llevárselo de recuerdo a todos los que salen con exceso de peso.

Bolatti: -Mirá, boludo. Con exceso de peso, sabés qué…

Raffo: -Mirá cómo se está cayendo de nuevo la velocidad. ¡Como calzón de puta!

 

Hora: 21.17. (Tras una pausa de unos segundos, la voz de Raffo suena alarmada).

 

Raffo: -¡Uh, cómo vibra! Está juntando hielo la hélice. Poné la hélice en máximo.

(Suena la alarma que indica que el avión perdió sustentación y está cayendo).

Raffo: -¡Ah, la puta madre!

Computadora de a bordo: -Bank angle, bank angle, bank angle (el ángulo de las alas no permite volar).

Bolatti: -¡¿Qué pasa, la concha de su madre?!

(Suena la alarma general).

Bolatti: -Vamos, no seas hijo de puta.

Raffo: -¡Tirá para atrás!

Bolatti: -¡Para atrás! ¡Ahí tengo luz! Dale, dale, que lo recuperamos. ¡Dale, dale! ¡Para arriba, la puta madre! ¡No!

(Se escucha un cambio en el sonido de los motores).

Bolatti: -¡La puta que lo parió! ¡Mayday, mayday! ¡Sol 5-4-2-8! ¡Mayday, mayday!

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comentarios