Habilitan más asfalto y piden balanzas para la ruta 23

Compartir

Más kilómetros de asfalto de la ruta Nacional 23 quedaron habilitados hace unos días entre Clemente Onelli y Comallo y vuelve a reactivarse el pedido de balanzas para controlar el peso de los camiones.

 

Hace una semana, la empresa Burgwardt habilitó más de 25 kilómetros de pavimento en el tramo que tiene adjudicado desde el acceso a la Estancia La Beatriz y hasta la Estancia San Lucas, entre Clemente Onelli y Comallo. Estos kilómetros se suman a un tramo de  otros cinco entre la Estancia San Ramón y Dina Huapi donde la empresa Decavial también permite la circulación vehicular. Totalizan cerca de 500 kilómetros, de los 600 que tiene esta ruta, por donde se puede transitar sobre asfalto.

A medida que va avanzando la obra el transito se incrementa. Algunos intendentes y otros altos dirigentes políticos de la provincia comenzaron a reclamar hace unos años la instalación de balanzas para poder controlar el peso de los camiones que transportan diatomea desde Jacobacci hacia el Alto Valle o la Zona Atlántica y desde allí a Buenos Aires y también a quienes hacen lo propio con  pórfido y la piedra laja que produce Los Menucos.

Esta semana, el Concejo Deliberante de Bariloche aprobó por unanimidad, una comunicación dirigida a la Dirección Nacional de Vialidad manifestando la necesidad de “la implementación de puestos de control de cargas, sobre el trazado de la Ruta Nacional 23”. El autor del proyecto, el concejal Daniel González (PRO), admitió en diálogo con Radio Nacional Jacobacci que “quizá este sea el disparador para que el resto de los Concejos Deliberante tomen la iniciativa” y resaltó la importancia del asfalto de la ruta Nacional 23 para el desarrollo de la provincia  por la conectividad y en particular para Bariloche  al señalar que “es central para el turismo”. Admitió que el asfalto es un sueño de varias generaciones y está constando un gran esfuerzo poder concretarlo. “Es vital el mantenimiento y el cuidado. Si se  instalan dos básculas en los extremos, en Dina Huapi y en Valcheta, tendríamos resuelto los controles. Si realizaran controles como corresponde y se aplicarían multas a quienes no cumplan, estaríamos preservando la ruta y  sería una fuente de ingresos para Vialidad para poder cuidarla” afirmó.

Hace tres años, Vialidad Nacional adquirió dos balanzas fijas que fueron enviadas a Jacobacci y Valcheta, pero nunca fueron instaladas y peramecen en los campamentos viales de estas dos localidades. Ponerlas en funcionamiento requiere de una gran estructura a la vera de la ruta y la incorporación de personal idóneo. En este sentido desde Vialidad Nacional se evalúa la posibilidad trabajar con básculas móviles, cuando se puedan transitar por los 600 kilómetros que tiene la ruta Nacional 23 en toda su extensión, según admitieron fuentes del organismo vial.

 

Fuente: Rio Negro

  • 72
  •  
  •  
  •  
  •  

Comentarios