En mayo, 13.000 agentes cobrarán el nuevo adicional al presentismo

Compartir

La liquidación salarial de abril incluye esencialmente esa asignación “básica”, pues los pluses por funciones y cargos requieren mayor análisis de los funcionarios.

En los salarios de abril, unos 13.000 estatales de Río Negro cobrarán los nuevos  adicionales “básicos”,  ligados a la concurrencia a sus lugares de trabajo.

Los montos se fijaron por categorías –oscilan de 2.340 a 3.900 pesos– y constituyen asignaciones al presentismo, a pesar que los funcionarios eviten esa referencia y los gremios –puntualmente, ATE–  rechacen ese encuadramiento.

Esta primera liquidación de abril –con su retroactivo de marzo– tendrá alcance general aunque, luego, su continuidad dependerá de la asistencia de los estatales.  Cada ausencia diaria significa una quita de un 5%, estimando 20 días hábiles en el mes.

Esta semana, Economía y Salud evaluaron su efectiva aplicación en los hospitales con los relojes del sistema de Recursos Humanos. Altec almacena un centenar de esos aparatos que Economía reserva para los nosocomios. Se prevé –según lo acordado entre aquellos ministerios– comenzar la colocación en el Zatti, de Viedma, con unos 800 agentes, y centrados inicialmente en el personal de la ley 1844.

La administración central dispone  mayormente de control manual de asistencia, incluso con relojes, pero Economía inició y profundiza un sistema unificado de Recursos Humanos con el propósito de su  mejoramiento.

En principio, Economía liquidará con los próximos haberes el nuevo esquema de los adicionales, fijados por el decreto N° 300, el cual, estableció un esquema de  asignaciones por conducción, responsabilidad y complejidad. Estos pagos -con montos de 10.000 a 18.000 pesos- requieren de un plazo mayor para su aplicación ya que exigen un análisis puntual de designaciones. Así, esas inclusiones  todavía son pocas y, en cambio, las cargas se centraron en los adicionales  “básicos”, con sus cuatro alternativas por categorías. La mínima –que corresponde entre la 1 y la 7- establece un monto de 2.340 pesos. Las intermedias, de la 8 a 11 y de la 12 a 16- establece 2.860 pesos y 3.380 pesos mientras las superiores establece un pago de 3.900 pesos. Estas cantidades se “adecuarán automáticamente con las pautas salariales” y tendrán una suba del 5% en los haberes de mayo.

Asistencia del personal

En el gobierno cuidan los términos pero, igualmente, defiende el criterio que ese adicional está ligado a la asistencia del estatal. El artículo quinto del decreto N° 300 establece que las sumas “se deberán tomar en cuenta exclusivamente las horas efectivamente trabajadas, incluyendo solamente a las licencias por vacaciones y por maternidad y paternidad, por razones particulares”.

En cambio, los otros adicionales establecerán jerarquizaciones de los estatales, considerando sus labores y responsabilidades. Esta formulación requiere la fijación de niveles ligado a la “función de la autonomía” y “la complejidad de la tarea”. Primero, cada organismo debe establecer esos “puestos de trabajo” y vincularlos “a la estructura para la confección automática de los organigramas”.

Además, existirán esquemas  ya que  habrá un gerente por cada 30 agentes, un Jefe de Departamento por cada 15 empleados y de División por cada ocho.

Análisis: ¿El inicio de una corrección o un plus salarial?

Incomoda a ambas partes. Evidencia fallas compartidas.

El adicional al presentismo no tiene evocación pública de funcionarios. Y, obviamente, el gremio gestor -ATE- reniega de semejante irreverencia.

Lo real es que el mismo tiene una única exigencia: ir al trabajo o, como dice el decreto, considerar “las horas efectivamente trabajadas”.

El diseño teórico se ocupa -veladamente- del ausentismo en el Estado. Nada nuevo. Ya en marzo del 2013, el ministro de Economía, Alejandro Palmieri -hoy vicegobernador electo- alertó sobre la falencia y  habló que “unos 9.000 estatales faltaban por día”, valiéndose de un registro de un 20% de ausencias totales.  La reacción de UPCN lo silenció.

Surgieron otros datos y planes, siempre consecuentes neutralizados.

Ahora, Economía propone este “incentivo a la asistencia” para corregir esa deficiencia del Estado, nunca seriamente abordada.  ¿Bastará este atajo para iniciar la enmienda? ¿O -finalmente- quedará como un plus salarial más?.

Fuente: Diario Río Negro

Comentarios