Compartir

Había dejado cesante a la presidenta del Tribunal de Cuentas Carina Toledo, quien va de candidata a intendenta por JSRN. El intendente admitió un “error técnico” en la interpretación de las normas vigentes.  

El intendente de Ñorquinco, Felix Moussa (UCR) decidió restituir en su cargo a Corina Toledo, a quien había dejado cesante hace unos días luego que la mujer oficializara su candidatura a intendenta por Juntos Somos Río Negro. El jefe comunal admitió un “error técnico” en la interpretación de las normas vigentes y dio marcha atrás.

El pasado 15 de mayo, el jefe comunal dictó la Resolución 07/2019 por la cual dejaba cesante a la presidenta del Tribunal de Cuentas municipal, luego que la mujer oficializara su candidatura a intendenta por Juntos Somos Río Negro. Consideró que en el 2015 fue electa por la UCR y esa banca le correspondía a esa fuerza política.

La medida derivó en un escándalo político e institucional en la localidad.

La semana pasada Toledo, quien consideró que la decisión fue anti democrativa y violatoria de la Constitución Nacional y las leyes vigente, intimo al intendente, a la Junta Electoral Local y al Concejo Deliberante a que ratifique o rectifiquen la Resolución 07/2019 y no descartó iniciar acciones legales.

LEER  Chipauquil: nuevas medidas para la provisión de agua potable para escuela hogar

El lunes la Junta Electoral Local se declaró incompetente y el Concejo Deliberante le informo a Toledo que la presidenta de órgano, Irene Palacios, -a quien fue dirigida la nota- renuncio el pasado 22 de mayo y que no habían recibido ninguna resolución o notificación desde el Ejecutivo Municipal respecto a su situación. El martes, recibió la respuesta el intendente de Moussa, quien decidió dejar sin efecto la medida adoptada en su contra. A través de una nueva Resolución –la Nº 10/2019- revocó a la anterior y la restituyó en su cargo. El jefe comunal  admitió un “error técnico en la interpretación de las normas”. En este sentido señaló que se basó en el artículo 24 de la Carta Orgánica de la UCR, que establece que la falta de lealtad a su doctrina e ideología al partido por el que obtuviera el cargo, es considerada una falta grave que impone la expulsión del partido. Y en la misma tesitura el Poder Ejecutivo coligió que las normas municipales lo facultaban a emitir la Resolución 07/2019.

Comentarios