Compartir

Los pilotos Marcos Rodríguez, Lisardo Stubbe, Jeremías Aguilera, Maximiliano Godino y Agustín Godino, junto a quiénes estuvieron a cargo de la organización del Mini Desafío Ruta 23, recibieron un reconocimiento por parte del intendente Carlos Toro.


En un sencillo y distendido acto, el intendente, Carlos Toro (UCR), entregó certificados de reconocimiento y resaltó la importancia que tiene un evento de éstas características para la localidad, “no solo desde el espectáculo deportivo en sí sino también por el movimiento económico que genera, además de brindar la posibilidad de que se puedan promocionar nuestros atractivos turísticos.

Agustín Godino y Maximiliano Godino (Padre e hijo) recibieron el reconocimiento de manos del intendente por su primera participación en este tipo de competencia.

El jefe comunal acompañado por las secretarias de Hacienda, Gladys González, y Desarrollo Humano, Mirta Montes, y la Coordinadora de Prensa, Comunicación y Protocolo, Irina Sandoval.

Lisardo «Colo» Stubbe y su equipo también recibieron un merecido reconocimiento.

Toro insto a la organización a seguir trabajando, para que en un futuro próximo los jacobacinos y vecinos de otras localidades puedan disfrutar una vez más de ésta clase de eventos deportivos.

LEER  Un estimulo de $ 800.000 para hospitalarios jacobaccinos
Marcos Rodriguez recibe su reconocimiento.

Por su parte Fabián Ñancucheo, quien estuvo en la coordinación general del mini desafío, se mostró satisfecho con los resultados obtenidos “más allá de los errores que pudieron haber existido”.

Jeremías Aguilera junto al intendente Toro

Los presentes en el salón de Jefes Comunales intercambiaron anécdotas de los tres días de competencia como por ejemplo las estrategias del “Colo” Stubbe para sacar su máquina del “menuco” donde se quedó encajada, las caídas de “Jere”, “Maxi” y Marcos, la subida más complicada y la vista que “te hacen dar ganas de quedarte apreciando el paisaje”, la boina que el “loco” Oyarzo tiro sobre el auto piloteado por Nicolás Stubbe y que en imágenes se confundió con una piedra y un sinfín de aventuras sobre ruedas. El encuentro culmino con una compartida y la charla concentrada en “los fierros”.

Comentarios