El Pan Dulce Solidario llegó a diversos parajes de la Línea Sur

Compartir

El sábado por la tarde en el Ex Hogar Gutiérrez se dieron cita las 14 camionetas para cargar el Pan Dulce Solidario que al día siguiente, llevarían a distintos parajes y ciudades de la Línea Sur. Por medio de Viajes Solidarios Bariloche se cumplió un año más el sueño de Nicolás Martínez para que casi la mitad de la producción sea entregada a familias de la estepa, siendo el viaje Nº 112.

Gracias al esfuerzo personal de cada uno de los integrantes de las caravanas, se logró visitar Pichileufu Abajo, Villa Llanquín, Laguna Blanca y Pilquiniyeu del Limay, Anecón Grande, Corralito, Cerro Alto y Panquehuao, Comallo, Jacobacci, Maquinchao, Clemente Onelli, Las Bayas, Chacay Huarruca, Río Chico y Ñirihuau.

En esos lugares se fue realizando la entrega tanto en algunos hogares como a Bomberos Voluntarios, agentes sanitarios y hospitales, quienes luego los repartirán conociendo a quienes más lo necesitan. También a gente que se fue cruzando en el camino, quienes gratamente sorprendidos, agradecieron por el regalo.

Asimismo se aprovechó la ocasión para llevar donaciones de libros, ropa, calzado y otros elementos que se recolectaron días previos al viaje, así como cajas navideñas preparadas con mucho amor por alumnos del Instituto Superior Patagónico.

Marcelo Bearzi, padre de la rueda solidaria de estos viajes, comentó que “la idea es a partir del año que viene, enviar notas a la dirección de otras instituciones educativas, para que al menos un curso por establecimiento, arme esos obsequios que incluyen cartas, dibujos y salutaciones, para sus pares de los parajes”.

Siempre participan personas que por primera vez se suman de manera voluntaria a la experiencia, por lo que la novedad y el disfrute han sido muy grandes, así como el compromiso a continuar haciéndolo.

Cientos de anécdotas y fotografías, momentos únicos que llenan el corazón y los abrazos y sonrisas de los habitantes de la Línea Sur son el mejor pago a la tarea que se propusieron.

Algunos lo hicieron de manera solitaria, llegando a lugares muy alejados, otros se detuvieron casa por casa a lo largo del camino o compartiendo unos mates con los lugareños para interiorizarse de sus sentires y necesidades.

Juancito Fernández, el amigo de los Viajes Solidarios, fue visitado en Panquehuao, tres kilómetros cerro arriba en la zona de Corralito. Es de resaltar que en este caso fue Yeye hasta allí sin conocer el lugar, solo sabiendo por dónde se ingresa y con algunas sugerencias acerca de las diversas tranqueras con las que se encontraría.

Aunque no es la intención, algunos fueron recibidos con asado o tortas fritas y mates, pero lo realmente importante es el compartir ya que la gente valora mucho el tiempo que se le dedica. No es común que lleguen desconocidos hasta sus casas.

Durante esta semana se continuará con el reparto del Pan Dulce Solidario, en esta ocasión será hacia Mallín Ahogado, Río Villegas y de ser posible, El Manso.

Son muchos los agradecimientos hacia cada una de las personas que aportó su granito de arena para que todo esto fuera posible, así como a quienes se ofrecieron a llevar luego los panes, hacia lugares más alejados.

Los Bomberos en la Línea Sur cumplen un rol muy amplio, sin embargo, dedican un tiempo extra a la clasificación de las donaciones y su posterior reparto, tareas de gran nobleza que merecen ser destacadas.

Fuente: El Cordillerano

Comentarios