Juan Bustamante: “El Prolana nos da calidad”

Compartir

En Maquinchao, el Prolana festejó 25 años de trabajo ininterrumpido en la Río Negro. Allí se resaltaron los logros y se dieron a conocer acciones proyectadas.

“El Prolana no ha permitido mejorar la calidad. En estos 25 años ha tenido un impacto muy importante en la producción de lana y en los campesinos. Queda reflejado en el producto que se ofrece y en las ventas” señaló a “Noticias 23” el Coordinador del Prolana en Rio Negro, Juan Bustamante al celebrar los 25 años de la marcha del programa en la provincia. Este domingo, la celebración se realizó en el marco del XVIII Campeonato Provincial de Esquila que se desarrolló en Maquinchao. Bustamante estuvo  acompañado por la intendenta a Maquinchao, Silvina Frías (JSRN), la Secretaria de Gobierno del municipio, Mariam Pérez,  trabajadores del Prolana y numerosos campesinos que compartieron una exquisita torta de cumpleaños en el salón de usos múltiples de la Sociedad Rural de Maquinchao.

La intendenta de Maquinchao, Silvina Frías (JSRN) encabezó junto a Bustamante, la celebración de los 25 años del Prolana

Luego, en dialogo con este medio, resaltó el trabajo de quienes lo antecedieron. “Es un orgullo festejar todos estos años del programa, pero debo agradecer a Raúl Fernández, que fue el impulsor y lo instaló en la provincia y a Jorge Llobet que le puso su impronta. También agradecer siempre a los productores porque son los que ponen la materia prima. Sin ovejas y el cuidado que ellos le dan, no existiría el programa” afirmó y agregó que en cada curso de esquila que se brinda desde el programa se hace mucho hincapié en el cuidado que debe tener el esquilador con los animales.

Por otro lado, afirmó que si bien hay que seguir supervisando y mejorando el trabajo que se hace desde el Prolana, llegó el momento de dar un golpe de timón e comenzar a trabajar en seguridad e higiene. “El objetivo es seguir trabajando con más supervisiones  y en más en capacitaciones. Pero creo que los temas nuevos que se vienen son seguridad e higiene. Seguridad para quienes están trabajando. Es un trabajo muy sacrificado y por ahí no bien remunerado. Debemos trabajar para poder blanquear el trabajador de la esquila. Un buen trabajador, bien descansado y bien pago, seguramente va a rendir mejor. También vamos a seguir trabajando con organismos estatales y no estatales que están a lo largo y ancho de nuestra provincia” sentenció.

Prolana en Río Negro

El Prolana comenzó su trabajo en Río Negro a mediados de la década del 90, en el marco de una propuesta nacional que buscaba controlar las comparsas de esquila, asistir a los productores laneros para mejorar la calidad, clasificación y acondicionamiento de la lana y, fortalecer la presentación y condiciones del producto para su venta. El cuidado del bienestar de los animales, es otro importante eje de trabajo.

En el inició, la reconversión de los métodos de esquila y acondicionamiento generó resistencia en algunos productores. Eran novedosos y cambiaba una forma tradicional de trabajar: generalmente con la oveja maneada y esquila a tijera. Sin embargo con el correr de los años el Prolana se fue afianzando y hoy, veinticinco años después, en la provincia, el programa que cuenta con más de 800 productores adheridos, 33 comparsas de esquila habilitadas y 14 centros de acopio de lana. 

Los festejos de los 25 años del Prolana se desarrollaron junto al XVII Campeonato Provincial de Esquila.

El Prolana tiene como beneficiarios a los productores, empresas de esquila, esquiladores, acondicionadores y clasificadores de lanas en estancia, empresas laneras, institutos tecnológicos nacionales, gobiernos Nacional y provinciales. Para asegurar una correcta presentación del producto el programa exige la aplicación de las técnicas de esquilas con ovino sin manea, lo que permite un mejor trato al animal y posiciones de trabajo más cómodas para el esquilador. Esta técnica también posibilita en la obtención de un vellón de lana entero, más fácil de desbordar, y disminuye la posibilidad de realizar “dobles cortes”, mejorando la presentación de las lanas. Por otro lado, en el acondicionamiento se pone gran énfasis en la obtención de vellones limpios y libres de contaminantes, como lana pigmentada (negra, de lunares, etc.), coloreada (manchada por orina, con pinturas no lavables, etc.) y con problemas de coloración (lanas amarillas), etc. Además, se evita la incorporación de toda clase de materiales extraños (arpilleras, plásticos, hilos, colillas, alambres, etc.). Asimismo, se separan los vellones en un mínimo de clases de lana dentro del lote, asegurando un grado de uniformidad aceptable dentro de cada clase, según lo establecido por el Prolana.  Y el envasado se realiza en fardos o bolsones nuevos (de polietileno de 200 micrones de espesor mínimo, o de cualquier otro material aprobado por la FLA, Federación Lanera Argentina) y los fardos deben ser confeccionados con 3 alambres como mínimo. Este proceso, suma al análisis de laboratorio sobre finura y rinde, entre otros valores, que otorga un sello de calidad de la lana. El material para la esquila que se les entrega a las comparsas, a los productores, las capacitaciones, etc…, es gratuito. Por provee el Estado. Cada acondicionando que está avalado para poder trabajar en cualquier establecimiento ganadero.  El primer año se le otorga un carnet y el segundo recibe una libreta que lo habilita para poder trabajar en cualquier parte del país.

Comentarios