Compartir

En la localidad hay más de 30 viviendas iniciadas pero la construcción está paralizada desde hace años. Además se necesita cubrir la demanda del sector público, entre otros.

En el marco de una reunión que mantuvieron este martes en Viedma, el intendente de Ramos Mexía, Nelson Quinteros (PS), le planteó a la interventora del Instituto de Planificación y Promoción de la Vivienda de Río Negro (IPPV), Arquitecta Inés Pérez,  la necesidad habitacional que tiene la localidad de la Región Sur y ambos acordaron avanzar en forma conjunta en la búsqueda de soluciones rápidas. En este sentido, Quinteros detalló a “Noticias 23” que durante la gestión del ex intendente Javier Giménez (2011-2015) través de Nación, se inició un plan de 27 viviendas y otras de 6 viviendas, a través del IPPV. Ambas obras tienen un importante grado de avance, pero están paralizadas desde hace varios años. “Acordamos avanzan con un relevamiento para poder cuantificar las obras y planificar un avance para poder terminarlas cuanto antes” sostuvo. Detalló que, según el proyecto original,  las 27 viviendas están destinadas a madres solteras y las otras 6 están pre adjudicadas.  Adelantó que mediados de febrero, un equipo técnico de IPPV visitará Ramos Mexía para iniciar un relevamiento.

LEER  Julian Weich promueve la purificación del agua en escuelas rurales
La flamante interventora del Instituto de Planificación y Promoción de la Vivienda de Río Negro (IPPV), Arquitecta Inés Pérez,  recibió a Quinteros en su despacho.

El jefe comunal agregó que también existe una demanda habitacional importante del sector docente y de otros  extractos de la administración pública. “Hoy, por ejemplo, tenemos muchos docentes que trabajan en Ramos Mexía pero viven en Sierra Colorada o Los Menucos porque en nuestro pueblo no hay viviendas para alquilar. Y esta situación, además de lo habitacional, tiene un efecto negativo en la economía local. La idea es poder avanzar en un plan de viviendas convencional para cubrir esta necesidad”.

Quinteros añadió también que a través del programa Camino a Casa, se le abre una puerta importante al municipio para poder ejecutar viviendas bajo la modalidad de obra delegada. “Existe una gran posibilidad a través del Habitar. Sin dudas que esto nos permitiría generar mano de obra, dinamizar la economía local y dar respuestas a aquellas familias que hoy no tienen su vivienda”.

Por otro lado, el jefe comunal y Pérez, analizaron también la línea crediticia que lanzará el IPPV para que los trabajadores públicos puedan ampliar sus viviendas.  La idea del intendente es poder “bajar” este programa a Ramos Mexía.

Comentarios