Compartir

Este domingo, el cierre marco la recuperación de un evento que había perdido un poco de brillo durante las ultimas ediciones. (Fotos: gentileza).

El rock y el cuarteto marcaron el cierre de la exitosa XXXV edición de la Fiesta Provincial del Michay que se desarrolló desde el jueves hasta este domingo en Jacobacci. 

Durante las cuatro noches, el evento congregó a una multitud que disfrutó a pleno de los números artísticos y de un predio ferial que lucio colmado.

Este domingo, el cierre marco la recuperación de un evento que había perdido un poco de brillo durante las ultimas ediciones. El gimnasio municipal volvió a lucir con un importante público que manifestó sus ganas de disfrutar y divertirse en una fiesta que, si bien fue austera, tuvo un muy buen artístico y una impecable organización.

Nahuel Sánchez y su banda volvió al escenario del Michay después de 3 años.

La noche comenzó con Nahuel Sánchez y su grupo integrado por músicos de la comarca andina. Después de tres años, el jacobaccino volvió al Michay para interpretó temas propios y cautivar al público que reconoció su entrega.

Luego fue el turno de las danzas modernas. Y aquí la academia Entre Siluetas, que dirige el profesor Matías Calvo, volvió a demostrar su gran calidad artística, con una coreografía sin fisuras, el virtuosismos de sus integrantes y un vestuario muy bien logrado.

LEER  “Leer para otros es llevar más lejos la lectura”
De la mano del profesor Matías Calvo, Entre Siluetas volvió a demostrar su calidad artistica.

La noche tuvo su continuidad con el rock que llego desde Viedma de la mano de Fenix. El grupo liderado por el jacobaccino Víctor Hugo Zacarias contagió a los “metálicos” con temas de Hermética, Metálica y propios. Con un clima festivo muy alto, se subió al escenario la Bodanni.

Fénix puso la fuerza del metal pesado.

La banda de Capital Federal llegaba para brindar un tributo a Soda Stereo. No solo hizo de buena manera, sino también hizo un repaso por el cancionero del rock nacional de las década de los 80 y 90 interpretando temas de Virus, Los Abuelos de la Nada y Los Redonditos de Ricota, entre otros. Luego de dos pedidos de “bis” se fueron del escenario envueltos en una gran ovación.

El ritmo del cuarteto cordobés llegó de la mano de la Súper Band.

Cuando la jornada llegada su fin, el cuarteto se apoderó del lugar. La Súper Band, integrada por varios músicos ex Banda XXI hizo cantar y bailar con los temas mas populares de este género cordobés. La “fiesta cuartetera” se extendió hasta bien entrada de la madrugada y marco el cierre un evento que durante las cuatro jornadas tuvo como ejes la diversión familiar y una variada oferta artísticas, gastronómica y de artesanías.

Fuente: Diario Río Negro.

Comentarios