Compartir

Desde hace meses que los campamentos de Vialidad Nacional, ubicados en la Línea Sur de Río Negro, no reciben la provisión normal para las máquinas. (Foto: gentileza).

La falta de combustible impide el adecuado mantenimiento de los tramos de ripio de la ruta nacional 23. Así lo admitieron fuentes vinculadas a Vialidad Nacional, que aseguraron que “desde hace varios meses” no reciben el cargamento de combustible suficiente para los campamentos de Jacobacci y Pilcaniyeu.

Durante esta época del año, la principal ruta que une la cordillera con el mar -atravesando la Línea Sur rionegrina- presenta el mayor flujo vehicular.

Cientos de turistas transitan a diario por la ruta nacional 23 para unir Bariloche con Las Grutas y viceversa, y se encuentran con los tramos de ripio en estado “calamitoso”.

El dato: 95 de los 605 kilómetros que tiene de extensión la ruta nacional 23, es lo que falta asfaltar para terminar la traza.

A ellos se les suman los pobladores del centro y oeste de la Región Sur que utilizan esta vía de comunicación para recibir asistencia médica, hacer trámites judiciales y abastecerse de alimentos y otros productos, en la ciudad andina.

El pavimento de la ruta nacional 23 está en obra entre Maquinchao y Dina Huapi, pero solo quedan 95 kilómetros de ripio que, en sus distintos tramos, presentan grandes piedras, profundos pozos, serrucho, corte y guadales (pozos cubiertos de polvillo) que genera malestar entre los automovilistas por los daños que causan en los vehículos y los trastornos personales.

Sin embargo su mantenimiento es casi nulo. “Lo cierto es que no hay combustible para que las máquinas salgan a la ruta. No es que no queramos mantener la ruta. No tenemos combustible, y no sabemos cuando va a llegar”, señalaron algunos trabajadores viales consultados por Río Negro.

LEER  En Maquinchao, el Gobierno Provincial y comunidades originarias definieron una agenda en común

La última recarga -camión completo- que tuvieron los campamentos de Vialidad Nacional de la Región Sur data de octubre de 2019. En enero llegaron otros 5.000 litros a Jacobacci, pero rápidamente fueron consumidos. Las mismas fuentes admitieron estar preocupados por el próximo fin de semana largo y el incremento del tránsito, y por proximidad del invierno. “No hay una fecha cierta sobre cuando va a llegar el combustible. Y debemos, atender las demandas actuales y prepararnos para el invierno”, manifestaron.

Además de las constantes quejas por el pésimo estado de los tramos de ripio, pobladores de la Región Sur piden que se termine el asfalto. La obra lleva mas de 3 décadas.

En ese sentido, los legisladores provinciales de la zona presentaron un proyecto de comunicación al Ejecutivo nacional y a la Dirección Nacional de Vialidad, y también los vecinos, a través de “change.org”, lanzaron un petitorio dirigido a Vialidad Nacional y al Ministerio de Transporte de la Nación.

Además, piden que se haga mantenimiento una o dos veces por semana, dependiendo de las condiciones climáticas hasta que se reactive y finalice el asfalto. “El mantenimiento es esencial para evitar más accidentes de tránsito. Es vital para los vecinos de la Línea Sur, ya que muchos tienen que viajar a Bariloche a dializarse o realizar trámites, por trabajo durante todo el año”.

No hay fecha aún de reactivación de la obra

El ministro de Obras y Servicios Públicos de la provincia, Carlos Valeri, dijo ayer que no hay novedades desde el gobierno nacional en relación a la reactivación de los trabajos de la obra de la ruta nacional 23.

“No tengo novedades”, respondió cuando se le preguntó por el tema. “Solo veo trabajar a Decavial en el tramo Bariloche-Pilcaniyeu”, comunicó.

El ministro de Obras Públicas de Nación, Gabriel Katopodis, informó el 20 de febrero pasado, cuando estuvo en Bariloche, que el 60 por ciento de las obras en Argentina estaban “paralizadas”.

Dijo que el problema se había originado por falta de pagos.

Fuente: Diario Río Negro

Comentarios