Compartir

Con un modelo de flexibilización de actividades por zonas, en acuerdo con los gobernadores, el aislamiento podría seguir otros 15 días. Ni las clases ni espectáculos volverán pronto.

Comenzó ayer la “última” semana de cuarentena obligatoria y se cumplió un mes desde su inicio, y el gobierno nacional ya evalúa ampliarla hasta entrado el mes de mayo. La versión más fuerte en el Ejecutivo es que el aislamiento seguirá al menos 15 días más después del 27 de abril, con flexibilización en zonas de baja circulación del virus, en acuerdo con los gobernadores, pero con restricciones para seguir evitando aglomeraciones, sobre todo en la Ciudad y el conurbano bonaerense.

Fuentes del gobierno reiteran que la flexibilización no alcanzará en el corto plazo espectáculos, restaurantes o fútbol. Sostienen que por ahora tampoco está previsto la vuelta de las clases, ni la habilitación del transporte de mediana y larga distancia.

El plan del Ejecutivo sería ir ampliando el modelo de “cuarentena administrada”: flexibilizar gradualmente distintas actividades. Pese a que las actividades exceptuadas siguen siendo pocas, en la Ciudad de Buenos Aires y en los partidos del conurbano bonaerense es notoria la flexibilización de hecho que se viene produciendo en los últimos días. Se ha registrado un claro aumento de la circulación en la zona más poblada del país.

El gobierno, pese a todo y amparado en el bajo ritmo de contagios, considera que la cuarentena ha sido un éxito hasta ahora. Expertos epidemiólogos aseguran que para una apertura del aislamiento es necesario ampliar aún más los test: el fin de semana, el gobierno llevaba realizados 34.568 testeos.

LEER  Créditos a emprendedores: "Una forma de reconocer todo el esfuerzo que hacen", expresó Carreras

“La evolución de este primer mes de cuarentena es buena, hemos logrado tener una cantidad de casos baja y esta semana hemos tenido menos muertes que la semana anterior. El número de muertes también es bajo respecto a otros países”, señaló ayer el ministro de Salud, Ginés González García, y agregó, triunfalista: “Esto habla de que tenemos controlada la circulación”.

El ministro se presentó ayer en el Aeropuerto de Ezeiza para recibir 14 toneladas de insumos sanitarios comprados por el gobierno a China por $260 millones, y una donación de una empresa farmacéutica de 170 mil tests para análisis epidemiológico.

González García afirmó que “estamos entrando en una segunda fase” de la estrategia del Gobierno contra la pandemia: “En la medida en que nos vaya bien como hasta ahora, seguiremos con la estrategia (de cuarentena administrada). Si empieza a complicarse, vamos a volver a lo que ha sido nuestro éxito”.

Según informó, el Ministerio de Salud utilizará los 170 mil test rápidos recibidos para analizar el nivel de circulación comunitaria del coronavirus. “Estos test se van a usar sólo para investigación epidemiológica, para ver qué grado de circulación tenemos, no sirven para diagnóstico”, aseguró el ministro. Se realizarán pruebas a posibles asintómaticos, que no hayan viajado al exterior o que estén en contacto con infectados.

Para Fernández, según dejaron trascender desde Presidencia, el dato central para definir hasta dónde flexibilizar la cuarentena será el resultado de los test rápidos, algo que descartaba cuando la epidemia llegó a la Argentina.

Comentarios