Compartir

Ese día, a las 5:30 hs. se cumplió el último servicio «local» entre Jacobacci y Bariloche. Desde entonces todos los servicios de pasajeros en la provincia están cancelados.

Vías vacías, una estación desolada y un silencio que desorienta a los vecinos forman parte de la postal que muestra actualmente el predio ferroviario de Jacobacci.

La cuarentena paralizó todo. Los viejos galpones de chapas permanecen con sus puertas cerradas. En su interior locomotoras y vagones están inactivos. El anden de la estaciones de La Trochita y del denominado “tren grande” se ven desiertos durante la mayor parte del día.

Solo algunos ocasionales vecinos le pone algo de movimiento cuando atraviesan el predio para cruzar desde el sector sur al norte de la ciudad o viceversa.

Los trabajadores ferroviarios, y también gran parte de la población, aguardan impacientes la reactivación de los servicios de trenes.

Desde hace más de un mes la vieja y imponente campana de bronce, ubicada en la puerta de acceso de unas de las oficinas, no suena. El 18 de marzo, a las 5:30 horas, fue la última vez que lo hizo para anunciar la partida del denominado “tren local” hacia Bariloche.

A partir de allí todos los servicios de pasajeros que brinda el Tren Patagonico en la provincia de Río Negro quedaron cancelados. “Solo está corriendo el tren de Alpat, por una cuestión excepcional” afirman de los trabajadores del riel que solo asisten a la estaciones a realizar un pocos tramites.

Jacobacci, como la mayoría de los pueblos que se ubican a la vera del trazado férreo en la Región Sur rionegrina, se desarrolló con el tren. En la época de gran esplendor, el ferrocarril empleaba a mas de 400 personas en esta ciudad y había decenas de servicios semanales de trenes de pasajeros y de cargas hacia Bariloche y a Plaza Constitución. La vida de la comunidad giraba en torno al ferrocarril.

LEER  Miles de vecinos de la Región Sur afrontan las primeras nevadas con recargas del Plan Calor

Desde mediados de la década del 90, la situación cambió dramáticamente con la privatización de los ferrocarriles. Luego que el gobierno de la provincia se hiciera cargo del servicio en Río Negro, solo quedaron unas pocas frecuencias.

La última temporada estival se venia desarrollando con gran éxito. Las frecuencias entre Viedma y Bariloche, y viceversa, se cumplieron con “pasaje” completo. Inclusive los servicios para “Semana Santa” también estaban vendidos. Hoy, la empresa aún está reembolsando a los usuarios el importe de esos pasajes comprados con anticipación.

También tuvo que suspenderse el servicio de La Trochita, entre Jacobacci y Ojos de Agua. “La temporada se desarrollaba con mucho éxito. Todos los viajes se hicieron con la formación completa. Quedaron dos sin poder cumplirse. Una lástima” admitieron fuentes vinculadas a Turismo.

Una semana antes de que se decrete el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, Tren Patagónico había reestaurado el “servicio local” entre Jacobacci y Bariloche.

Un servicio que cumple una función social muy importante para los pobladores del centro oeste de la Región Sur rionegrina, que utilizan esta formación con capacidad para 102 pasajeros, para viajar a Bariloche por cuestiones médicas, judiciales, familiares y comerciales, entre otras.

Fuente: Diario Río Negro

Comentarios