La magia de la radio se revaloriza en épocas del aislamiento

Compartir

Del mismo modo que ocurrió en la época de la ceniza, la radio vuelve a convertirse en una herramienta de comunicación fundamental entre el campo y la ciudad. (Foto: gentileza)

“A José Hernández, que no se pudo ir, la venta se suspendió, Haga los trabajo que pueda”. Todas las mañana, mensajes como este se multiplican a través de Radio Nacional Jacobacci.

La comunicación entre los pobladores de las regiones alejadas de los centros poblados es permanente y el nexo más importante es la radio.

Este medio de comunicación responde a requerimientos profundos y concretos de las personas que necesitan este vinculo para saber como está su familia, comunicar un acontecimiento, alguna venta o compra, enviar saludos, transmitir tranquilidad o simplemente tener una compañía.

Diariamente Claudia Huircán, en micrófonos, y Cristian García, en a operación, emiten los “mensajes al poblador rural” por Radio Nacional Jacobacci. (Foto: José Mellado).

Desde sus comienzos, la radio ha sido siempre, a pesar del avance tecnológico, un medio de comunicación vital entre el campo y la ciudad. Sobre todo en aquellas regiones donde las distancias son extensas y la modernidad se demora.

Desde el inicio del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio, LRA 54, Radio Nacional Jacobacci, ha cobrado gran importancia en la amplia Región Sur rionegrina. Diariamente, y con gran esfuerzo, sus trabajadores emiten cientos de “avisos al poblador rural”, siendo esta la función más importante que cumple la emisora por estos días.

“Se ha multiplicado el trabajo en función de la pandemia. Sobre todo la comunicación al poblador rural. Son muchos los avisos que llegan y también con otro tenor” señala Claudia Huircán, quien todas las mañana es una de las voces de la radio que transmite a través del 1370 del dial, los avisos para la gente del campo.

Admite que, ante el aislamiento, la gente se tuvo que adaptar para hacer llegar sus avisos a la emisora. El tradicional mecanismo del “papelito” que llegaba a la radio con el mensaje a transmitir, se cambió por mail, un mensaje de Whatsapp, el teléfono de una comisión de fomento y el sistema de comunicación a través de radios VLU que funciona en la Cooperativa Ganadera Indígena.

“El campo se ha transformado en un reducto en el que se está a salvo. Entonces los avisos están vinculados a que no viaje, a que la gente se quede en su lugar y no venga al pueblo. O comunicar las restricciones que hay en Jacobacci. Este tipo de avisos se han sumado a todas las cosas que se comunican habitualmente como nacimientos, fallecimientos, marcaciones, búsqueda o envíos de animales…., se ha sumado toda esta situación vinculada a la pandemia” detalla.

El trabajo en la emisora también cambio. El personal es muy reducido ya que, por diversas situaciones vinculadas a la pandemia, solo están cumpliendo funciones un reducido números de trabajadores.

“Hay que hacer un esfuerzo muy grande para salir al aire. Somos muy poquitos para sostener todas las tareas que se desarrollan en la radio que, como producto final, da lo que la gente lo que escucha”.

Actualmente asisten a la emisora, tres trabajadores de planta, dos operadores que se rotan, un día cada uno, más el director y un personal de asistencia general que realiza trabajos de desinfección del lugar.

Esta planta funcionar realiza diariamente, en una “programación de emergencia” solamente la emisión de los avisos al poblador rural cuatro veces al día. Luego la emisora se conecta con Radio Nacional Buenos Aires.

Huircán afirma que del mismo modo que ocurrió en el 2011, con la ceniza del volcán Puyehue,

Radio Nacional Jacobacci, se ha convertido en una herramienta fundamental para gente del campo y del pueblo, y resaltó aquella experiencia para poder afrontar la emergencia actual.

“La experiencia del 2011 nos enseñó algo a nivel comunicacional. En ese momento fue algo nuevo. Este que estamos viviendo ahora lo encaramos con otras herramientas. Sobre todo las vinculadas a al modo de llegar a la comunidad que está padeciendo miedo, sintiendo diversas situaciones de una amenaza concreta como es este virus que está circulando por todo el planeta”.

“En aquel momento era el que pasa. Qué es esto de la ceniza volcánica?. Y tuvimos que hacer escuela en eso. Ahora, lo hacemos con todas las restricciones que se van generando, las indicaciones. Creo que la radio vuelve a estar en el centro de la importancia a nivel regional y uno se da cuenta que existen un montón de cosas que como las nuevas tecnológicas, pero la radio tiene una vigencia y una importancia que se destaca”.

Los avisos se emiten de lunes a viernes, entre las 9 y las 13. Es la única programación local. Pero el personal siempre está está dispuesto a comunicar algo extra o a realizar alguna otra programación de emergencia o vinculada a la situación que vive el mundo ante la pandemia.

Del mismo modo que lo hace Radio Nacional Jacobacci, otras emisoras de AM y FM de la amplia Región Sur rionegrina cumplen, por estos días, un papel fundamental en la comunicación entre pobladores rurales y urbanos.

Fuente: Diario Río Negro.

Comentarios