Jacobacci: Fracasó nuevo intento defensivo de un sujeto que tenía pornografía infantil

Compartir

La defensa cuestiona la legalidad de una pesquisa practicada por la policía rionegrina en esta ciudad.

Los jueces del Superior Tribunal de Justicia se mantuvieron en la misma línea que los tribunales que intervinieron anteriormente en el caso. La defensa cuestiona la legalidad de una pesquisa practicada por la policía rionegrina en Ingeniero Jacobacci, en la que lograron detectar la tenencia de pornografía infantil, en un sospechoso, pero sus planteos fueron rechazados en todas las instancias.

En concreto, el defensor oficial atacó un acta policial elaborada el día en el que el involucrado fue identificado por personal policial y llevado a la comisaría de Jacobacci. Ante una serie de sospechas, inspeccionaron sus pertenencias y hallaron pornografía infantil en un pendrive. La defensa cuestionó la legalidad de esa requisa, pero su planteo ya había sido rechazado por el juez de Garantías que interviene en el expediente, posteriormente por el juez de Revisión, luego por el Tribunal de Impugnación y ahora por el Superior Tribunal de Justicia, que no habilitó el recurso extraordinario federal que pretendía llevar el caso a la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

El defensor alegó que la cuestión debía ser revisada ante la posible mala práctica en la investigación policial, porque su consecuencia sería “que la policía de Río Negro no estaría obligada a cumplir los recaudos de constatar circunstancias objetivas que el legislador rionegrino le impuso para privar de la libertad a las personas y revisar sus pertenencias, bastaría con invocar algún deber de prevención para justificar la demora y trasladarlos a una comisaría donde por el solo hecho de ingresar deberán registrar sus efectos personales”.

Pero la parte acusadora refirió que según el acta policial la inspección de las bolsas y el traslado a la comisaría fueron voluntarios por parte del acusado y la inspección se dio porque en su poder encontraron muñecas tipo barbie con orificios realizados en la zona genital.

La defensa señaló que el pronunciamiento en crisis era equiparable a sentencia definitiva en la medida en que causa un gravamen de imposible o insuficiente reparación ulterior. A ello sumó que planteó la cuestión federal fundada en la primera oportunidad posible y acreditó la existencia de gravamen personal, concreto y actual; refutó todos y cada uno de los argumentos en que se basó la decisión apelada y demostró la relación directa e inmediata entre lo resuelto y las normas federales invocadas.

Pero la cuestión invocada por el defensor, ya había sido tratada por el juez de Garantías, luego controlada y confirmada por la jueza de Revisión y más tarde por el Tribunal de Impugnación en instancia ordinaria y extraordinaria. Aunque aún queda la instancia de queja ante la Corte Suprema de la Nación, el STJ, volvió a rechazar los planteos defensivos.

En su análisis, el máximo tribunal rionegrino señaló que la presentación del defensor no reunía los requisitos estipulados por la Corte Suprema para habilitar la instancia, aunque más allá de ello señalaron que “Si bien ello bastaría para denegar el recurso, cabe destacar la existencia de otro impedimento insoslayable a la hora de resolver sobre la procedencia de la vía, cual es la índole no definitiva de la resolución impugnada, de modo que no se satisface el recaudo impuesto en la acordada reglamentaria”.

El fallo fue firmado por Ricardo Apcarián, Sergio Barotto y Adriana Zaratiegui, impulsando el rechazo al recurso defensivo, mientras que Enrique Mansilla y Liliana Piccinini, firmaron en abstención.

Fuente: El Cordillerano

Comentarios