24.700 ovejas: “Checho” es el esquilador récord de la Patagonia

Compartir

Ernesto “Checho” Laciar -de 30 años, nacido en Mencué- empezó la zafra en agosto en Tres Arroyos (provincia de Buenos Aires) y la terminó en febrero en una estancia cercana a Río Gallegos. “Fue una buena temporada, estoy muy contento”, dijo desde Santa Cruz a Río Negro.

“Aprendí a esquilar solo. En el campo, mi viejo esquilaba a tijera las chivas y ovejas y fui aprendiendo con el tiempo” señala Ernesto “Checho” Laciar, quien acaba de romper el récord de ovejas esquiladas en una zafra. Hace unos días para él, terminó la zafra lanera 2021 con 24.700 ovejas esquiladas, superando al menuquense Matías Nuim quien había terminado la temporada con 24.509.

Checho Laciar (derecha) junto a, Mario y Lucas, los que más esquilaron en el grupo. Foto: gentileza.

Ernesto nació hace 30 años en Mencué, un pueblito de unos 300 habitantes ubicado en el norte de la provincia de Río Negro. Desde chico alternó su vida en el pueblo y en el campo de su padre, donde aprendió distintos trabajos rurales.

Sin embargo, con el afán de buscar nuevas oportunidades, en el 2010 decidió radicarse en General Roca. Se fue a probar suerte con la cosecha de frutas.

Pero, la vida de campo siempre “le tiró más” y así fue que después de tres años en la ciudad decidió sumarse a una comparsa de esquila y recorrer campos de la provincia de Buenos Aires y la Patagonia. “Me gusta más la esquila que la cosecha” admite.

En pleno trabajo. Arrancan a las 6 de la mañana. Foto: gentileza.

Este año, la zafra se desarrolló de una manera muy atípica por la pandemia, con comparsas reducidas en integrantes y con exigentes cuidados y protocolos preventivos.

En agosto, Laciar se sumó a una comparsa “San Caye”, de Ariel Rossi, para ir a esquilar en campos de la provincia de Buenos Aires. Durante dos meses recorrió establecimientos ganaderos de la zona de Tres Arroyos y a fines de octubre, la comparsa se trasladó a Santa Cruz.

Se sumó al grupo del cuadrillero Santiago Provoste, y así empezó a trabajar en el sur, junto a otros compañeros, también de Río Negro. La semana pasada terminaron la zafra luego de 45 días intensos esquilando más de 46.000 ovejas en el campo La Buitrera, en cercanías de Río Gallegos.

El trabajo de esquilador es duro y cansador. Demanda muchos meses lejos de la familia, recorriendo campos y, muchas veces, durmiendo en lugares inadecuados y con poco tiempo para el descanso.

La jornada laboral arranca a las 6 de la mañana y luego de dos horas y cuarto, se para a “churrasquear”.

La planilla con los datos de la zafra. Foto: gentileza.

A las 9, se retoma el trabajo hasta las 11:15. Hay un parate para el almuerzo y unos pocos minutos para descansar. Pero a las 14, la máquina esquiladora vuelve a ponerse en marcha y se detiene a las 16:15 para “unos mates”.

A las 17 arranca el “último cuarto”, el que se prolonga hasta las 19:15, hora que marcha el final de la jornada. Así, con este ritmo, sin sábados, ni domingos, ni feriados para descansar, se van sumando los días y los meses.

“Terminó una buena temporada y muy contento. Este año esquilé mucho más que en años anteriores. Pero nunca pensé que iba a esquilar 24.700 ovejas…. es un montón” afirma Laciar.

Checho y la foto del récord. Foto: gentileza.

Por cada oveja esquilada, el hombre cobró alrededor $ 25,50 en el sur y unos pocos pesos más en provincia de Buenos Aires.

Si bien la zafra llegó a su fin, Laciar decidió quedarse en el sur para seguir trabajando en el campo. “Me quedó en Santa Cruz. Ahora viene el tiempo de la ´pelada de ojos´, entre otros trabajos. Hasta junio seguro vamos a estar ocupados. Después habrá que pensar en la próxima zafra” sentencia.

Por su lado, Santiago Provoste, el capataz de la cuadrilla que integró Laciar, resaltó su trabajo y el del resto de sus compañeros.

“En mi cuadrilla eran 6 esquiladores. Todos tuvieron un muy buen desempeño. Checho no bajaba de 280 a 290 diarias. Un día llegó a esquilar 306”.

El hombre manifestó estar “muy feliz” con su equipo al señalar que “fue muy potente” en un año muy complicado por la pandemia. No obstante, lograron un récord de ovejas esquiladas en una temporada.

En este sentido detalló que Laciar esquilo 24.700, Mario Ramiro Huentelo 23.025 y Lucas Miguel Guechimpan 20.563. Fueron quienes más ovejas esquilaron en el grupo.

“Logramos esquilar 130.000 ovejas en total, con 1700 ovejas diarias” agregó y aclaró que en años anteriores han logrado esquilar hasta 154.000 ovejas por zafra.

Fuente: Diario Río Negro (José Mellado)

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comentarios