De a poco, las residencias de personas mayores de Río Negro vuelven a sus actividades normales

Compartir

En la provincia funcionan siete residencias de personas mayores, que brindan alojamiento, cuidados y contención a adultas y adultos y que de a poco están retornando a sus actividades. En general se trata de personas que vivieron en zonas de chacras o campos, y que no tienen hogar o familiar que las cuide.

En Maquinchao funciona la Residencia de Personas Mayores Cumelén, en la que viven adultos y adultas mayores en situación de vulnerabilidad. Reciben todos los cuidados de salud, alimentación y vivienda, pero principalmente conforman una gran familia, que los contiene y acompaña.

Viviana Tramán, oriunda de la localidad, es la directora de la institución. Junto con el equipo de auxiliares, cocineros y servicio de apoyo, atiende al grupo de hombres y mujeres que allí vive, ocupándose de cada necesidad en particular.

Con respecto a la situación de pandemia, y los cuidados especiales que debieron tomar por integrar los grupos de mayor riesgo, indicó que ya recibieron las vacunas correspondientes, y esta semana retoman las tan esperadas visitas.

En este sentido, dijo que “armamos un lugar para que tengan privacidad, distanciamiento y la posibilidad de compartir un momento con sus seres queridos. Durante mucho tiempo no pudieron verlos, así que estamos muy contentos de poder ir retomando con la normalidad”.

“Somos una gran familia, y tratamos de brindar lo mejor a cada adulto”, sostuvo.

Alfonso, de 75 años, es uno de los residentes de Cumelén, y resalta las actividades grupales que llevan adelante, y la amistad de todo el grupo.

“Hacemos manualidades, jugamos al bingo, nos llevan de paseo. Antes de la pandemia fuimos a visitar El Cóndor, La Lobería y Viedma; anduvimos en colectivo y pasamos tres días en una residencia en el mar”, indicó.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comentarios