Preocupación y malestar por la renuncia de médicos en el hospital de Sierra Colorada

Compartir

Dos médicos y la directora renunciaron en los últimos días. El único centro de salud tiene actualmente, un solo médico.

La renuncia -por ahora en forma verbal- de dos, de los tres médicos del hospital “Dr. Adolfo Fientuch”, de Sierra Colorada, genera preocupación en esta población de la Región Sur rionegrina, y malestar en la Asociación Rionegrina de Equipos de Salud (ARES), por el contexto en el que se desarrolló la situación.

Sierra Colorada es una localidad de unos 2.500 habitantes y el hospital es el único centro de salud de la localidad. Hasta hace unos días el plantel médico estaba compuesto por tres médicos generalistas, para atender las demandas de la zona urbana, de algunos pueblos vecinos y los parajes que están bajo su jurisdicción.

La odontóloga Griselda García fue directora hasta el 1 de septiembre. En su reemplazo asumió María Goicochea. Foto: José Mellado.

Desde la ARES detallaron que desde hace más de 8 meses, los médicos generalistas Marcelo Ríos y Silvina Vouilloz, solicitaron el traslado hacia el hospital de El Bolsón. Ambos profesionales, que llevan 7 años cubriendo necesidades asistenciales Sierra Colorada y de pueblos vecinos, y asumiendo responsabilidades múltiples en esos años, ofrecieron un reemplazo progresivo a lo largo de algunos meses y el apoyo a profesionales que lleguen para acompañarlos en el conocimiento del trabajo rural y el contacto con la comunidad.

“Ante su pedido se encontraron con la falta de respuesta y manejo de la situación, aumento de la conflictividad, llegando recientemente a la negativa de traslado, lo que generó sus renuncias inmediatas y en el momento actual incluso la intervención del hospital” sostuvo el presidente de ARES, José María Alí.

Admitió que siempre los traslados de profesionales médicos en la provincia son dificultosos, más aún en contexto de pandemia, pero aclaró que, pese a ello se tomaron los recaudos, se presentaron los pedidos con antelación y los profesionales -son pareja- se ofrecieron a que primero se traslade a uno de ellos y luego al otro.

«Hace falta más diálogo para que se puedan evitar estas situaciones. El sistema de salud de la provincia no se puede dar el lujo de perder a gente capacitada. Más aún cuando hay una dificultad muy grande para conseguir médicos” añadió.

Alí recordó que desde ARES se presentó un proyecto de ley para abordar este tipo de situaciones. Detalló que la Ley de Pases y Traslados ha sido elaborada por un equipo especial de esta asociación, con la evaluación de los aspectos técnicos y legales pertinentes y que propone mecanismos para resolver pedidos generados no solo por médicos sino también por otros profesionales del equipo de salud que soliciten traslado por diferentes motivos y que fuera elevado oportunamente al ministerio de salud.

Ante esta situación que se da en Sierra Colorada, solicitó que se considere el proyecto de ley y se hagan las gestiones necesarias para que estos profesionales no pierdan su puesto de trabajo y se considere adecuadamente su pedido de traslado.

Por su lado, la directora del hospital de Sierra Colorada, María Goicochea, que asumió el 1 de septiembre ante la renuncia de la ex directora, Griselda García, admitió que si bien los profesionales manifestaron sus renuncias en forma verbal, todavía no la efectivizaron. “Había pedido el traslado, pero por la pandemia, los traslados fueron estrictamente mirados. No podes desabastecer a una población del servicio de salud. Actualmente estos profesionales están de licencia. Si bien es un paso previo, hasta ahora las renuncias solo son una expresión verbal, pero no efectiva”.

La directora agregó que “actualmente el hospital se quedó con un solo médico. Estamos cubriendo con personal que el Ministerio asigna de pueblos vecinos, para que vengan a atender a Sierra Colorada. El servicio de atención de salud está garantizado”.

La falta de médicos genera gran preocupación en autoridades, trabajadores de salud y vecinos de Sierra Colorada. Este hospital es de complejidad 3” y, además de la atención a la comunidad, recibe las demandas de la zona rural de la jurisdicción de Sierra Colorada y también algunas de Ramos Mexía. Además debe de derivar casos urgentes, partos o consultas a especialistas a los hospitales de Jacobacci y Roca.

Fuente: Diario Río Negro

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comentarios