Dueños de un pelotero deberán indemnizar a un niño que se cayó de un toro mecánico

Compartir

El accidente se produjo en una localidad de la Línea Sur. El fallo fijó una indemnización por más de un millón de pesos aunque la sentencia podría ser apelada. (Imagen ilustrativa)

Los propietarios de un pelotero de la Línea Sur tendrán que indemnizar a un niño que sufrió lesiones al caerse de un toro mecánico. En ese momento, el nene, de 10 años, había sido invitado al cumpleaños de un amigo de la escuela. Al ser despedido del juego, sufrió una fractura, con obstrucción de arterias en el miembro superior derecho, y tuvo que ser trasladado en ambulancia. Fue intervenido quirúrgicamente.

El niño transitó los dos primeros meses desde el incidente con un yeso. Cuando se lo quitaron, advirtieron «una fractura supracoroidea del miembro superior derecho con severo desplazamiento de ambos trazos, traumatismo de codo derecho, con acortamiento de músculos flexores de dedos y limitación a la movilidad». Esto lo obligó a realizar tratamiento de rehabilitación durante seis meses. Esta situación, argumentaron, lo retrasó en su escolaridad y debió recurrir a una maestra domiciliaria.

Los padres del niño demandaron al pelotero y el expediente tramitó en el Juzgado Civil 5 de Bariloche.

El fallo fijó una indemnización por más de un millón de pesos. Por un lado, se determinó un monto de 603.200 pesos por los gastos médicos, farmacéuticos y de traslado, pero también se sumó el daño moral en 300.000 pesos (con una tasa de interés del 8% anual, más los intereses moratorios).

Según informaron desde el Poder Judicial, el monto deberá ser afrontado por los dueños del pelotero y la compañía aseguradora. De todos modos, la sentencia es de primera instancia y aún no está firme ya que podría ser apelada.

El caso, detallaron, se enmarcó en las previsiones de la defensa del consumidor. El juez Tau Anzoátegui consideró que «se está ante una cosa riesgosa dada las características del juego, ya que el mismo consiste en que los niños puedan permanecer el mayor tiempo posible sentados en el toro, pero muchos sufren caídas, lo que puede generar diversión y en algunos casos, daños”.

Comentarios