De la mano de Nicolás, más de 11.000 familias recibirán su pan dulce solidario

Compartir

En plena elaboración y con el entusiasmo intacto, aún después de hornear más de 11.000 panes dulces junto a su grupo de amigos, amigas y personas voluntarias, Nicolás Martínez sigue trabajando sin descanso para que este 24 de diciembre sean muchísimas las familias que tengan en su mesa un pan dulce.

Como cada año, las familias de San Carlos de Bariloche y la Región Sur recibirán su pan dulce solidario, realizado por Nicolás y su equipo de colaboradores y colaboradoras. Este año, la Provincia brindó su apoyo a la iniciativa, a través del Ministerio de Desarrollo Humano. 

Pasaron 27 años y conserva la emoción a flor de piel cuando habla sobre la iniciativa que cada Navidad dibuja una sonrisa en el rostro de las familias, en las instituciones comunitarias, de la ciudad y los parajes. 

“Ya elaboramos más de 11.200 panes y seguimos, porque siguen llegando donaciones”, dice orgulloso Nicolás, mientras prepara una nueva tanda, con la sana ambición de hacer los que más se puedan. 

“Más de 3000 se fueron a la Línea Sur”, dice feliz. “La gente ha colaborado en los últimos días, algunos que ya habían donado al principio, reforzaron la ayuda y eso es digno de destacar. Agradezco a todos y les deseo bendiciones». 

Sobre la distribución de los panes, Nicolás contó que comenzaron a repartirse el sábado pasado “con la red de transporte solidario, que fue desde Ingeniero Jacobacci a El Bolsón”.

Leonardo Claps es el encargado de que los panes lleguen a destino. Contó que hay pasos obligados en su recorrido, como la red comunitaria ‘San Ceferino’, el Hogar ‘Emaus’, la fundación ‘Cerca de ti’, el sector de Oncología del Hospital de San Carlos de Bariloche y la sede de Intecnus, donde no solo deja el pan dulce solidario, sino que suma “otros elementos y alimentos no perecederos”, dijo.

Comentarios