Compartir

Es una documentación imprescindible para tener posesión legal de su hacienda y poder comercializarla.

Visiblemente emocionado, Arturo Fernández, apoyo el dedo índice en la almohadilla para sellos y luego de impregnarse la yema del dedo índice de su mano derecha, dejó estampada su huella digital en el último documento que le permitió obtener el “boleto de marca y señal” una documentación imprescindible para tener la posesión legal de su hacienda, trasladarla y/o comercializarla.

Arturo tiene 67 años y es analfabeto. Desde muy pequeño trabaja un campo que heredó en la zona de Aguada del Zorro, distante a unos 70 kilómetros al norte de Comallo, en cercanías de Laguna Blanca. Hace unos días, luego de muchos años de espera, y por gestión del municipio de Comallo, logró tener la anhelada documentación.

“Hacía más de cincuenta años que veníamos esperando este papel. Es un gran adelanto. Estoy muy contento” señaló este pequeño productor que cría unas pocas cabras y ovejas en la Región Sur rionegrina.

Fernández se dispone a dejar su huella digital en el documento.

Comallo no tiene una delegación de Ganadería de la provincia, lugar al que deben dirigirse los productores para poder cumplimentar este trámite. Ante esta situación, a través un convenio con el organismo provincial, el municipio creo la Dirección de Actividades Pecuarias a través de la cual llevan adelante este tipo de tramites.

“Para el productor tener el boleto de marcha y señal del campo, es como tener su DNI. Y en nuestra zona hay muchos pequeños productores que han heredado o adquirido una porción de campo y no tienen este documento que es imprescindible” sostuvo el intendente Raúl Hermosilla.

LEER  Radicales de la Región Sur ratifican la candidatura de Lorena Matzen
Numerosos pequeños productores de la Región Sur todavía no tienen el boleto de marca y señal.

El jefe comunal, aclaró que a partir de la suspensión de la aplicación de la Ley de Tierras, “no es fácil acceder a este tipo de documentación” y aclaró que la condición indispensable es acreditar la posesión y tener animales.

“Venimos trabajando desde hace mucho tiempo con los productores en este tipo de situaciones. En el caso de don Arturo, hacía muchos años que había iniciado los trámites. Desde el municipio, retomamos las gestiones hace siete meses y por suerte salió. Para el productor es como tener el documento de identidad de campo. Es un sentido de pertenencia. La mayoría de las veces vienen trabajando en el campo desde hace muchos años y tienen que señalar sus animales con la marca de un familiar o de un vecino por no poder tener una marca propia. También les permite acceder a otros beneficios, como créditos, aportes, etc.” añadió.

Detalló que desde el municipio se vienen realizando en forma constante este tipo de trámites con el objetivo de poder ayudar a los pequeños productores a regularizar su situación.

Fuente: Diario Río Negro

Comentarios